En ocasiones algunos elementos existentes en las construcciones se deterioran y presentan roturas o defectos que, a simple vista, pueden parecer irrelevantes cuando su afección no afecta al normal funcionamiento estructural o con respecto al rendimiento de instalaciones.
Sin embargo toda fisura o rotura coexiste con un deterioro de los materiales en dicho punto que, en realidad, conlleva un desprendimiento de los componentes del mismo. Este desprendimiento, variable en su cantidad y temporalidad, adquiere mucha importancia cuando entre los componentes desprendibles existe un elemento nocivo como es el amianto.
Por ello cuando un elemento que contiene amianto presenta roturas, incluso fisuraciones, resulta importante actuar realizando una sustitución y paralizando así la posible exposición frente a agentes nocivos en el entorno.
www.ver-tech.eu