Información sobre amianto

Información sobre amianto

Preguntas frecuentes:

¿Qué es el amianto?

El amianto, también conocido como asbesto, es un mineral conocido desde la antigüedad. Sus múltiples propiedades como aislante térmico, acústico y eléctrico, así como su resistencia al fuego,  rozamientos, a los ataques de productos químicos como los ácidos, y su flexibilidad al presentarse en forma de fibras, hicieron que durante décadas se utilizara en la composición de productos para la industria,  la construcción, incluso algunos de uso doméstico.

¿Dónde podemos encontrar materiales que contengan amianto?

Actualmente podemos encontrar materiales con contenido de amianto en multitud de edificios, por ejemplo en las tuberías de evacuación de aguas fecales construidas con fibrocemento, también conocido como Uralita, en las cubiertas de naves industriales y cobertizos realizadas con placas onduladas de fibrocemento. También en las fachadas de muchos edificios en los que se han colocado placas de Uralita como aislante térmico. Se ha utilizado en todo tipo de aislamientos e instalaciones de calefacción, agua caliente, revestimientos de hornos, calderas, radiadores, en las protecciones contra el fuego de las estructuras de los edificios, en el relleno de cámaras de aire de las paredes y falsos techos, incluso en la elaboración de tejidos ignífugos y ropas de trabajo, así como para la fabricación de jardineras, depósitos, cisternas, suelos de vinilo, etc.

¿ Porque se prohibió su uso y comercialización?

Su uso y comercialización están prohibidos en España desde el año 2002 debido a que se trata de un material cancerígeno.

¿Es obligatorio retirar los materiales que contengan amianto?

La ley contempla que es obligatorio retirar el amianto en las siguientes situaciones:

1,- Cuando se ha alcanzado el final de su vida útil. Estimado en aproximadamente 40 años.

2,- Cuando el material se encuentra deteriorado.

3.- Siempre que exista riesgo de liberación de fibras de amianto en el ambiente de trabajo.

4.- Cuando se vaya a proceder a la demolición de edificios.

Bajantes de uralita ocultas y su vida útil.

Desde que en 2002 se prohibiera la venta y utilización del amianto, surge continuamente la polémica de qué hacer con las instalaciones existentes de tuberías de uralita con contenido en amianto. La legislación es tajante en dos aspectos:

  • La no utilización en nuevas instalaciones y, por tanto, la no reutilización de tuberías de uralita que hayan sido desmontadas.
  • La prohibición de manipulación para su reparación cuando conlleve roturas o cortes, por los riesgos que conlleva la dispersión de las fibras de amianto. Esto significa la necesidad de reparar las averías que puedan producirse mediante la sustitución de dichas tuberías de fibrocemento por otras en materiales actuales (PVC, etc.)

Sin embargo sigue quedando una laguna con respecto a la situación de instalaciones existentes en funcionamiento y sin problemas aparentes. En estos casos se hace referencia a la vida útil.

La vida útil de los materiales de construcción es la situación en las que su funcionalidad, ya sea por seguridad, estética o servicio, aconseja una sustitución o renovación. Aunque para las tuberías de fibrocemento se asigna una vida útil media de 40 años, es razonable pensar que dicha duración dependerá de su ubicación y de la intensidad de uso.

En las tuberías de uralita interiores, protegidas de la intemperie, el mayor desgaste se produce en su interior por el discurrir de aguas con los distintos componentes que arrastra (desperdicios, jabones, etc.). Esta situación suele ser más delicada en los puntos singulares, conexiones de tuberías, entronques o derivaciones, ya que el mayor golpe de agua y los pequeños depósitos de sedimentos que puedan retener van a acelerar en mayor medida su deterioro. Por ello, es razonable deducir que las bajantes de fibrocemento tarde o temprano presentarán problemas de fugas que, estando las instalaciones empotradas, pueden tardar en mostrar sus afecciones al interior de las viviendas en forma de humedades. La circunstancia de que la instalación sea empotrada va a suponer un posible problema a la hora de localizar el origen de la fuga toda vez que una fuga producida en planta 5ª puede discurrir por el exterior de la tubería hasta planta 2ª donde, por la propia disposición de una conexión, encuentre paso al interior mostrándose en forma de humedad.

La realidad es que hay una tendencia generalizada a realizar la sustitución de bajantes de fibrocemento para eliminar, así mismo, la presencia de amianto en nuestro entorno.

En todo caso, como cualquier asunto relacionado con la edificación, siempre es razonable recurrir a un técnico autorizado, o en su defecto a profesionales del sector, para un correcto asesoramiento.

Bajantes de uralita en reformas de interiores.

En ocasiones anteriores hemos explicado las características de las instalaciones de bajantes con tuberías de fibrocemento con contenido en amianto y lo que recoge la legislación al respecto.

Igualmente es conocida la necesidad de protocolos específicos dispuestos para la protección de los operarios, usuarios y entorno frente a las fibras de amianto.

Así mismo ya se ha expuesto la necesidad de sustituir el fibrocemento por nuevo material cuando se hace necesaria una reparación.

Pero ¿qué pasa cuando no tenemos indicaciones de averías o daños en la instalación?

Es evidente que mientras no muestre necesidad, no resulta necesario activar una renovación, sin embargo existe una situación en la que conviene plantearse una actuación:

Cuando se realizan obras o reformas.

Ya sea de forma individual en una vivienda como de forma global en un edificio, cuando se van a realizar reformas que afectan a las instalaciones, es razonable contemplar la renovación parcial o integral de las bajantes de fibrocemento. La sustitución de estas instalaciones, al margen de la propia labor de fontanería y la repercusión especial por tratarse de material con contenido en amianto, suelen llevar aparejados otros trabajos de albañilería y acabados que encarecen la labor y producen afecciones importantes cuando la vivienda está habitada. Puesto que en muchas ocasiones se trata de instalaciones relacionada con la evacuación de aguas, los espacios anexos suelen contar con acabados cerámicos de difícil reposición, además de afectar a elementos sanitarios y mobiliarios.

Es por ello por lo que, al afrontar una obra de reforma, es técnica y económicamente razonable aprovechar la situación para abordar este trabajo. Importante es, así mismo, determinar la amplitud de la actuación ya que, dependiendo del tipo de instalación, al realizar la renovación de una vivienda podría ser interesante actuar sobre los injertos superior e inferior.

Como conclusión, toda vez que se trata de un elemento común, es razonable que en las normativas internas de una Comunidad quede recogido el procedimiento de actuación ante estas situaciones de manera que, sean aprovechadas las obras individuales para abordar la renovación de la bajante con una menor afección económica comunitaria, toda vez que una parte importante de los trabajos irán incluidos en la propia obra de reforma ya dispuesta.

En todo caso, como cualquier asunto relacionado con la edificación, siempre es razonable recurrir a un técnico autorizado, o en su defecto a profesionales del sector, para poder tomar decisiones apoyadas en un asesoramiento documentado.

¿Qué pasos se deben tener en cuenta para retirar materiales con contenido de amianto?

1.- En primer lugar se deberá contratar una empresa inscrita en el RERA ( Registro de empresas con riesgo de amianto).

2.- Dicha empresa deberá, en función de la posibilidad de que la retirada del amianto pueda ser programada, elaborar un plan de trabajo específico de amianto que deberá ser aprobado por la autoridad laboral. O bien se hará uso del plan de trabajo con amianto genérico que disponen las empresas para los casos en los que la retirada del amianto no sea programable.

3.- Las empresas inscritas en el RERA, contarán con operarios debidamente formados e informados de los riesgos de trabajar con amianto, haciéndoles partícipes de los planes de trabajo aprobados por la autoridad laboral. Además contarán con los correspondientes reconocimientos médicos específicos para los trabajadores que manipulan amianto.

¿Cómo deben desarrollarse las labores de desamiantado?

1.- Todos los trabajadores deberán contar con los equipos de protección individual específicos para amianto mientras realizan su trabajo y la jornada laboral no deberá superar las 4 horas. Además se deberá contar con una unidad de descontaminación a pie de obra.

2.- La zona donde se realicen los trabajos de desamiantado, deberá estar delimitada. No podrá acceder nadie ajeno a la obra mientras dure el proceso de descontaminación. El acceso del personal, cuando sea posible se hará a través de la unidad de descontaminación.

3.- Todos los trabajos se desarrollarán siguiendo escrupulosamente las indicaciones detalladas en el plan de trabajo.

4.- Una vez acondicionados los materiales con contenido de amianto, se encargará el transporte de los mismos a una empresa homologada que los llevará al vertedero autorizado para su tratamiento final.

5.- Una vez concluida la jornada laboral, los operarios deberán pasar por la unidad de decontaminación antes de abandonar la obra.

¿Dónde puedo encontrar la Guía Técnica para la Evaluación y Prevención de los Riesgos de Exposición al Amianto?

El insst, Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, dispone en su página web de la guía que podrás descargar en PDF en el siguiente enlace.

Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relacionados con la exposición al amianto, para facilitar la interpretación y aplicación del Real Decreto 396/2006, del 31 de marzo.

Residuos con amianto: desde el productor al gestor – Año 2016

En esta publicación del insst, se hace un recorrido desde la producción del residuo con amianto hasta su tratamiento final, poniendo de manifiesto las figuras participantes en cada una de las etapas así como la legislación vigente al respecto.

¿Cómo puedo saber si una empresa está inscrita en el RERA?

En el siguiente enlace, publicado en la web del Departamento de Trabajo y Justicia de Euskadi, podemos descargar la Relación de empresas inscritas en Registros de Empresas con Riesgo de Amianto del Departamento de Trabajo y Justicia.

¿Qué obligaciones y responsabilidades han de tener en cuenta las Comunidades de Propietarios a la hora de acometer obras de mejora, reparación o mantenimiento, incluidas aquellas en las que se sospeche la presencia de amianto?

El Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales, Osalan, en la siguiente publicación da respuesta a las cuestiones relativas a la seguridad y salud en el trabajo en el ámbito de las obras de construcción promovidas por las Comunidades de Propietarios. En el apartado 1.3 se hace referencia a la presencia de amianto en dichas obras.

¿Qué medidas podrá adoptar la inspección de trabajo durante la visita al centro de trabajo cuando exista infracción de la normativa de prevención de riesgos laborales durante las labores de desamiantado?

A raíz de la visita, el inspector de trabajo podrá adoptar alguna de las medidas siguientes: Requerimiento, paralización o acta de infracción.

En el siguiente enlace de la web del insst, puedes descargar el PDF donde se detallan las cuantías de las sanciones en función de su gravedad.