En la tarea de inspección que desarrollan los técnicos para la realización de una ITE, puede ser necesario complementar la información con un mayor acercamiento a ciertos elementos.

La capacidad de tomar decisiones, de acotar las zonas de actuación y, especialmente, de concretar el GRADO de urgencia va relacionado con el conocimiento de la situación real en que se encuentran las distintas partes de un edificio. Para un buen diagnóstico la proximidad y el poder tocar los materiales son la herramienta eficaz y para ello, en ocasiones, el acceso por sistema de verticales facilita la tarea proporcionando a los técnicos la información necesaria que permita dar respuesta ajustada a la necesidad.

Con esta información puede concretarse y delimitar la actuación urgente y permitir que la actuación general pueda acometerse a medio plazo.