Cuando en un trabajo existe cualquier tipo de riesgo, ya sea para los operarios, para personas ajenas o, incluso, para el propio entorno, es muy importante disponer de los medios necesarios para eliminar los riesgos o, al menos, reducirlos en grado máximo.
Cuando se trata de manipular materiales que contengan amianto, existe un protocolo de actuación que permite acometer las tareas acorde a unas instrucciones que facilitan el cumplimiento de cada paso a realizar. Este protocolo, al margen de ser de máxima utilidad para la seguridad en el trabajo, viene recogido en la legislación de referencia que afecta a estas labores específicas.
www.ver-tech.eu